México, DF, a 28 de Agosto de 2003
Boletín 796/03  

 

 

LA PGR APLICA EN TODO EL PAÍS EL DICTAMEN MÉDICO/PSICOLÓGICO ESPECIALIZADO PARA CASOS DE POSIBLE TORTURA Y/O MALTRATO

. La PGR es la primera Institución en el mundo que pone en práctica el "Protocolo de Estambul", por lo que Peritos Médicos-Legistas y/o Forenses y demás personal de la Procuraduría General de la República están capacitados para aplicarlo.
. Posibilitará hacer efectivas las penas y sanciones contempladas en la Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura.

Conforme a las políticas gubernamentales del actual Gobierno para promocionar una cultura de respeto a los derechos humanos, la Procuraduría General de la República aplica en todas sus Delegaciones en el país el Dictamen Médico/Psicológico Especializado para Casos de Posible Tortura y/o Maltrato, documento derivado del "Protocolo de Estambul" que se utiliza para comprobar casos en donde presumiblemente existen víctimas de abusos.

El Dictamen busca garantizar una procuración de justicia pronta, expedita, apegada a derecho y de respeto a los derechos humanos, a través de la implementación de criterios internacionales y científicamente aceptados, que permitan ofrecer eficacia y certeza jurídica. Lo anterior en cumplimiento también de los lineamientos del Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006.

La PGR es la primera institución en el mundo que aplica el "Manual para la investigación y documentación eficaces de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes", también conocido como el "Protocolo de Estambul", que consiste en un conjunto de normas y reglas que las Naciones Unidas han determinado para documentar científicamente posibles casos de tortura.
Este logro es producto del trabajo que durante más de dos años realizó un grupo de expertos internacionales que asesoró a la PGR para elaborar un formato que contuviera los requisitos precisos que señala el Protocolo de Estambul, a efecto de contar con un documento como el Dictamen Médico/Psicológico Especializado para Casos de Posible Tortura y/o Maltrato.

El conjunto de expertos capacitó a personal pericial y ministerial para detectar huellas y lesiones en el cuerpo, así como los datos psíquicos de lo que se llama síndrome de stress post traumático y otras evidencias producto de actos de tortura.

A partir de la publicación, el 18 de agosto de 2003, en el Diario Oficial de la Federación de las directrices para que los Agentes del Ministerio Público de la Federación y los peritos médicos legistas y/o forenses de la PGR apliquen el mencionado Dictamen, dichos servidores públicos están obligados a practicarlo y suscribirlo en los siguientes casos: cuando así lo instruya el Procurador General de la República, una persona denuncie o alegue haber sido objeto de maltrato o bien cuando existan signos o indicios de posible tortura a juicio del perito médico legista y/o forense, con el fin de comprobar posibles abusos.

El Dictamen Médico/Psicológico Especializado para Casos de Posible Tortura y/o Maltrato es infalsificable, debido a que cuenta con las siguientes medidas de seguridad que comportan los últimos avances tecnológicos a saber:

. Impresión del formato en papel seguridad;
. Impresión del formato con tinta fugitiva;
. Folio único seriado para cada formato;
. Holograma en tercera dimensión, en cuyo fondo aparece el Escudo de los Estados Unidos Mexicanos con el acrónimo PGR, así como el nombre del dictamen médico,
. El Dictamen Médico/Psicológico Especializado está embalado en sobre especial, sellado con el mencionado holograma, en un formato en original impreso en hojas color blanco y cuatro copias impresas en hojas de colores azul, amarillo, rosa y verde, para que les sea entregada a sus respectivos destinatarios.

Es importante señalar que el examen que con motivo del Dictamen Médico le sea practicado a la posible víctima de tortura y/o maltrato, se efectuará de manera individual y privada, por lo que policías o personal sin autorización no podrán tener acceso a él.

Con el fin de dar seguimiento a la normatividad de operación, control, supervisión, así como la evaluación del Dictamen, se creó el Comité de Monitoreo y Evaluación del Dictamen Médico/Psicológico Especializado para Casos de Posible Tortura y/o Maltrato, conformado por el Procurador General de la República, los titulares de las Subprocuradurías, los titulares de los Órganos de Control y Vigilancia de la Institución, el Director General de Coordinación de Servicios Periciales, un representante del Consejo de Participación Ciudadana de la PGR y un representante del Consejo Mexicano de Medicina Legal y Forense, A. C., avalado por la Academia Nacional de Medicina.

Además, se establece el Grupo Consultivo del Comité de Monitoreo y Evaluación del Dictamen Médico/Psicológico Especializado para Casos de Posible Tortura y/o Maltrato, en el cual participan médicos expertos internacionales, de la sociedad civil organizada e instituciones académicas.
 
El artículo tercero de la Ley Federal para Prevenir y Sancionar la Tortura especifica que un servidor público comete el delito de tortura cuando "con motivo de sus atribuciones, inflija a una persona dolores o sufrimientos graves, sean físicos o psíquicos con el fin de obtener, del torturado o de un tercero, información o una confesión, o castigarla por un acto que haya cometido o se sospeche ha cometido, o coaccionarla para que realice o deje de realizar una conducta determinada con motivo de sus atribuciones".

De comprobarse este delito, el responsable se hará acreedor a sanciones que van desde una pena de prisión de 3 a 12 años, de 200 a 500 días de multa e inhabilitación para el desempeño de cualquier cargo, empleo o comisión públicos hasta por dos tantos del lapso de privación de libertad impuesta.
 
 
 

El servidor público que conozca de un hecho de tortura, está obligado a denunciarlo de inmediato, ya que de lo contrario se le impondrán sanciones de tres meses a tres años de prisión y de 15 a 60 días multa, sin perjuicio de lo que establezcan otras leyes.

 

 

.