Antecedentes

Anteriormente el delito de "tráfico de menores" estaba contemplado bajo el ámbito del fuero común. sin embargo, con fecha 12 de junio del 2000 se publicó en el Diario Oficial de la Federación un decreto por el cual se reformaban y adicionaban diversas disposiciones del Código Penal Federal, del Código Federal de Procedimientos Penales y de la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación, donde se contemplaba al tráfico de menores como un delito de competencia federal.

En dicho decreto se puntualiza, en su punto segundo, que: "En un plazo no mayor de seis meses, el Ejecutivo Federal deberá crear la estructura administrativa necesaria, en la Procuraduría General de la República, para la atención de los delitos previstos en los artículos 366 fracción III; 366 ter y 366 quáter", del Código Penal Federal.

Con el fin de dar cumplimiento a esta instrucción, la Procuraduría General de la República, consideró adecuado que la Unidad Especializadal dependiera de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, en virtud que una de sus Coordinaciones Generales tenía ya contemplada la investigación de este tipo delictivo. Así con fecha 7 de noviembre del 2000 entró en funciones la Fiscalía Especial de Tráfico de Menores ahora Unidad Especializada en Investigación, a quien corresponderá realizar las diligencias conducentes y necesarias para la integración de las averiguaciones previas que permitan la detención de los probables responsables, miembros de la delincuencia organizada, dedicados a la sustracción y tráfico ilícito, nacional e internacional, de menores de edad.

La Unidad Especializada en Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y Órganos cuenta con diversas áreas que se dedican a la recepción de denuncias, la atención de familiares de las víctimas, al análisis y seguimiento de información, diseño del índice geográfico, a las características de las víctimas y de los sujetos activos; al monitoreo y seguimiento de información, seguimiento de asuntos relevantes, diseño de planes operativos de acción para captura de los delincuentes, intercambio de datos sobre organizaciones delictivas transnacionales, auxilio de otras organizaciones nacionales e internacionales, así como de organismos de derechos humanos.

La gran dinámica que ocasiona el "tráfico de menores" se refleja notablemente en el surgimiento, como sucede normalmente con la delincuencia organizada, de otros ilícitos más, verbigracia, la pornografía o el tráfico de órganos. No obstante, el comercio ilícito de menores de edad parte de una sustracción clandestina, contraria al derecho, como lo significa la privación ilegal de la libertad.

El tráfico de menores se origina con la sustracción de éste, sea de su casa o del lugar donde ha nacido.En los últimos años esta problemática ha venido tomando diversas formas de accionar delictivo alrededor del mundo, ocasionando que algunos núcleos de la sociedad, preferentemente hogares, alberguen la preocupación constante de no dejar sin vigilancia o custodia a sus infantes en ningún momento y bajo ninguna circunstancia.

Lo anterior obedece a que el tráfico de menores puede ser practicado a efecto de darlo en venta a un matrimonio que no puede tener hijos; si el menor ya tiene varios años puede ser inducido a la prostitución. Efectivamente, el comercio ilícito de menores se da dentro de la figura de explotación sexual: en la fabricación de revistas y videos pornográficos y en otras variantes de corrupción y drogadicción.

De esta manera el tráfico de menores se da a escala internacional, llegando a detectarse redes de organizaciones delictivas que promueven este delito en países asiáticos como la India, Tailandia, Japón; en países de Europa, sobre todo Alemania, Holanda, Suecia, Dinamarca y, desde luego, los Estados Unidos de América, Canadá, Perú, Brasil y Cuba. A través de diferentes rutas de América Latina hacia Europa y Oriente Medio; de Europa del Este hacia Europa Occidental, Estados Unidos de América y Canadá; de Africa Occidental y del Norte hacia Europa Occidental; de Rusia, Ucrania, Polonia, Hungría, los Estados Bálticos hacía Europa Occidental; de Birmania hacía Tailandia; de China meridional hacia Tailandia; de Camboya y Vietnam hacia Tailandia; de Tailandia y Filipinas hacia China, Malasia, Singapur, Japón, Estados Unidos, Austria, Nueva Zelandia y Taiwan; de Nepal y Bangladesh hacia la India, y de la India y Pakistán hacia Oriente Medio.

Un ejemplo que se investigó, fue de un famoso capo norteamericano, de la pornografía infantil, quien había rentado casas ubicadas en Cuernavaca, Morelos, y en Acapulco, Guerrero, donde después de secuestrar y drogar a niños y jóvenes de la calle, los obligaba a realizar escenas de sexo con adultos. Al final de las investigaciones se supo que era parte de una banda internacional de producción de videos pornográficos y de secuestros.

También son comunes los casos de extranjeros que visitan comunidades de los Estados de la República Mexicana en busca de jovencitas: con engaños de que irán a su país a trabajar como modelos, edecanes y hasta de actrices, son embarcadas a Asia y obligadas a prostituirse.

Por todo ello, la lucha contra este tipo de organizaciones delictivas, requiere de la participación de toda la sociedad. Solamente con nuestra denuncia se puede prevenir que la juventud de nuestro país se vea corrompida, o que las familias sufran una gran dolencia ante la pérdida de sus menores.

Última modificación :
Lunes 09 Agosto 2010 a las 18:27
Política de privacidad

Av. Paseo de la Reforma #211-213 Col. Cuauhtémoc, Deleg. Cuauhtémoc

Distrito Federal CP. 06500, T. (55) 5346-0000

Comentarios sobre este Sitio de Internet